La historia de nuestro Mercado, desde los orígenes hasta la actualidad

Para conocer cuál es el origen del Mercado en Cartaya hay que remontarse hasta el siglo XVI.

Este germen, entendido como el lugar público destinado a la venta de productos frescos para el consumo, fue instituido en Cartaya por el Duque de Béjar, Marqués de Gibraleón y Señor de Cartaya, D. Francisco de Zúñiga Guzmán y Sotomayor, en provisión dada el 22 de marzo de 1540, donde al mismo tiempo prohíbe, bajo multas y penas de cárcel, la venta ambulante por las calles de la villa.

La primera Plaza de Mercado existente en Cartaya, expresamente construida y edificada para este fin y ubicada donde actualmente se halla la Plaza Chica, se construyó entre 1877 y 1878. Para la edificación de esta Plaza se constituyó la Sociedad Constructora de la Plaza de Abastos, presidida por D. José Pérez Rodríguez, más tarde denominada Sociedad Plaza de Abastos.

Este Mercado dejó de funcionar en el año 1950, al construirse un nuevo edificio para el Mercado entre las calles Convento y Misericordia. 

Para la construcción de este nuevo edificio el Ayuntamiento adquirió diversas fincas urbanas en el año 1947 a D. Ángel López Borrero, D. Gregorio Rodríguez y Dª Manuela Romero Medel.

Este nuevo edifico abrió sus puertas en el año 1951, rigiéndose por un Reglamento del Mercado de Abastos que fue renovado en el año 1984. Fue objeto de diversas reformas en su estructura e instalaciones, especialmente en la década de los años ochenta, como la reparación de su cubierta entre los años 1979-1981 o la construcción e instalación de cámaras frigoríficas en el año 1986. Por aquel entonces, tenía dos entradas.

Este edificio fue también demolido en el año 2006 para construir el actual. Fue abierto al público el 21 de octubre de 2010, conservando los dos mismos accesos.

Cabe señalar que mientras duraron las obras de construcción se construyó un edificio para que se usase como Mercado provisional en la Avda. de Gibraleón, actualmente ocupado por el Comedor Social.

Para la construcción de este moderno edificio, el Ayuntamiento de Cartaya como promotor del mismo firmó diferentes convenios de colaboración y financiación, como el Convenio de colaboración entre la Consejería de Trabajo e Industria y el Ayuntamiento de Cartaya para la cofinanciación de las obras de reforma del Mercado Municipal del 13 de junio de 1997 o el Convenio marco de colaboración entre el Ayuntamiento de Cartaya y la empresa nacional Mercasa para la redacción del Proyecto Básico y de Ejecución del Nuevo Mercado Municipal del 14 de mayo de 2003.

Así es el nuevo Mercado Municipal

El actual Mercado de Cartaya es un edificio de estilo arquitectónico moderno que reproduce las características de la arquitectura tradicional de Cartaya. Sus obras finalizaron en el año 2009.

Este edificio está íntimamente ligado al Convento de La Merced, antiguo Convento de la Santísima Trinidad de Cartaya que destaca por pertenecer a la Orden de la Merced Descalza. Es un magnífico ejemplo de la arquitectura conventual de la segunda mitad del siglo XVIII, de transición del barroco al neoclasicismo. Está declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento.

El Mercado de Cartaya se encuentra dentro del entorno del BIC del Convento, con el que se relaciona y pone en valor.

Asomado al Convento

El diseño de la fachada del convento sitúa al observador asomado a un balcón del Convento. Los huecos de fachada son una recreación a escala de los huecos del Convento de la Santísima Trinidad de Cartaya.

El observador situado en la plaza percibirá los huecos del Mercado con la misma escala que percibiría los huecos de los balcones de la primera planta del Convento observados desde su interior.

Desde cada punto de la plaza cuando el observador mira la fachada del Mercado de Cartaya en sus huecos ve reflejado el Convento, su torre y su silueta a la distancia.

Mirar al Mercado es asomarse a un balcón del convento para disfrutar de las vistas del propio Convento, en el reflejo de las cristaleras de espejo de sus huecos.